viernes, 17 de noviembre de 2017

Wire in the Blood (Impulso sangriento) - (TV Series) -(2002/2008)



Impulso sangriento

Título original: Wire in the Blood (TV Series) 

Año: 2002/2008

Duración: 90 min.

País: Reino Unido.

Dirección: Andrew Grieve, Peter Hoar, Declan O'Dwyer, Nicholas Laughland, Terry McDonough, Roger Gartland, Richard Curson Smith, Philip John. 

Guion: Patrick Harbinson, Alan Whiting, Jeff Povey, Niall Leonard, Guy Burt, Charlie Fletcher, Simon Block (Novelas: Val McDermid)

Música: The Insects.

Fotografía: James Aspinall, Dominic Clemence, Sam McCurdy, Graham Frake, Tim Palmer.

Reparto: Robson Green, Hermione Norris, Simone Lahbib, Emma Handy, Mark Letheren, Alan Stocks, Doreene Blackstock, Tom Chadbon...

Productora: Independent Television (ITV)

Género: Thriller. 

Sinopsis:


Serie de TV (2002-2008). 6 temporadas. 24 episodios. Serie basada en personajes creados por Val McDermid, los cuales son un psicólogo clínico, el Dr. Anthony "Tony" Valentine Hill (Robson Green), con una Inspectora Detective, originalmente Carol Jordan (Hermione Norris) pero posteriormente reemplazada por la Inspectora Detective Alex Fielding (Simone Lahbib) desde la cuarta temporada en adelante.





Comentarios:

La escritora escocesa Val McDermid, a la que se deben novelas como ‘Asesino de sombras’ y ‘Un eco lejano’, es un valor seguro en el género de misterio, una especie de Mary Higgins Clark británica. Sus historias, aunque puede que no se conviertan en clásicos inmortales, son siempre interesantes y enganchan, y por eso se entiende a la perfección que el canal ITV decidiese adaptar algunas de ellas para llevarlas a la televisión. Podría haber salido mal (eso lo sabe bien Higgins Clark), pero no ha sido el caso: la ITV ha hecho justicia a dos de los personajes más célebres de McDermid.


La serie ‘Impulso sangriento’ (‘Wire in the blood’), sigue los casos del doctor Tony Hill (Robson Green) y la inspectora Carol Jordan (Hermione Norris). Ambos forman un equipo perfecto, siendo él un psicólogo clínico experto en dibujar perfiles de criminales y ella una inspectora consagrada a su profesión.




El doctor Hill parece trabajar al modo del científico-escritor; cada vez que se da un acontecimiento complejo (un crimen de lo más rebuscado) él comienza a escopetear posibles teorías, “inventando” los posibles caminos, motivos y oportunidades que han podido llevar a la mente enferma de turno a cometer el acto brutal. Digo lo del científico-escritor porque a veces no está claro si el doctor ata cabos, fantasea o ata cabos a base de fantasear. Hay momentos en los que sus palabras parecen pura literatura (“... o sufrió una crisis nerviosa, a veces las personas intentan dejar atrás su antigua vida [...] el fuego puede ser un intento por recuperar el poder o el éxito en una vida en la que todo se ha descontrolado”), pero con el tiempo se descubre que nada de lo que dice o piensa en alto el protagonista son hipótesis vacías o cuentos descabellados.




Carol Jordan no se parece demasiado a su compañero; ella parece más “normal”, una mujer de trato más cercano, amable y sonriente, aunque igual de eficiente en su trabajo. Ella es la que pregunta eso de “¿pero eso no es posible, no?” cuando él suelta su nueva teoría, pues sus métodos tienen más que ver con los hechos y las pruebas, con tener los pies en el suelo y no imaginar. Ella trabaja con lo que está a la vista mientras él siempre intenta ir más allá, poniéndose en la piel del criminal y tratando de adivinar su próximo paso. Es eso que los diferencia en los métodos lo que los une y convierte en un equipo tan bien conjuntado.

‘Impulso sangriento’, con su duración de hora y media, tiene la oportunidad de adaptar las historias de Val McDermid con más libertad de movimiento. Hasta la fecha la serie ha tomado como punto de partida las novelas de la escocesa en dos ocasiones: en el episodio ‘El canto de las sirenas’ (basado en ‘The Mermaids Singing’’, 1995) y ‘Crecen las sombras’ (basado en ‘The wire in the blood’, 1997). 




En lo técnico, la factura de la serie no tiene demasiado que envidiar a las de las ficciones estadounidenses actuales, ya que está todo cuidado hasta la meticulosidad. Siendo de temática criminal, a día de hoy es inevitable la comparación con ‘CSI’, con la que guarda más de un punto en común, pero hay que decir que, a pesar de no llegar a tan alto nivel, ‘Impulso sangriento’ tiene su propia personalidad y no desmerece elogios. Lo mismo hay que decir sobre Robson Green y Hermione Norris, que no son William Petersen y Marg Helgenberger pero cumplen con nota, en especial en el caso de Green, cuyo Tony Hill parece un curioso Hércules Poirot moderno, nacionalizado británico y metido a psicólogo.




Es curioso como en Estados Unidos las historias originales propician los guiones más impactantes y conseguidos (series como ‘CSI’ son la prueba de ello) mientras algunas novelas de misterio comerciales no encuentran espacio más que en forma de bochornoso telefilme. Val McDermid, cuyas novelas son bastante comerciales, se topó con la ITV británica. Tuvo verdadera suerte. Por duración, los episodios de ‘Impulso sangriento’ se pueden denominar tv-movies, de hecho como tal se han anunciado en España, pero no tienen nada en común con esos subproductos de sobremesa que nacen de los libros de autores estadounidenses comerciales como Mary Higgins Clark. (Publicado por Miguel Crespo en Ficción con T)





Trailer:






Calificación: 4 de 6.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Bodyguard (Bodyguard) - (1948) - (Director: Richard Fleischer)




Título original: Bodyguard

Año: 1948

Duración: 75 min.

País: Estados Unidos.

Director: Richard Fleischer.

Guion: Harry Essex, Fred Niblo Jr. (Historia: Robert Altman, George W. George)

Música: Paul Sawtell.

Fotografía:Robert De Grasse (B&W)

Reparto:

Lawrence Tierney, Priscilla Lane, Philip Reed, June Clayworth, Elisabeth Risdon, Steve Brodie, Frank Fenton, Charles Cane.


Productora: RKO Radio Pictures.

Género: Cine negro.

Sinopsis:



Tras ser despedido por insubordinación, Mike Carter, un oficial de policía de Los Ángeles, tiene que ganarse la vida como guardaespaldas de la propietaria de una empresa de conservas cárnicas.






Comentario:



"Bodyguard" es el primer thriller de Richard Fleischer, su tercer largo, en concreto, y cabe decir que ya apunta maneras. Es un relato seco, breve y conciso acerca de un detective de policía expulsado del cuerpo por brutalidad (hiératico Lawrence Tierney, pequeño mito del noir; no cambiaba la expresión ni que se lo pidieran de rodillas. Para que luego se metan con el pobre Victor Mature), que acepta a regañadientes convertirse en guardaespaldas de la propietaria de una fábrica de envasado de carne. Mientras investiga un asesinato cometido en la fábrica, se irá adentrando en la telaraña de la corrupción. Fleischer filma de maravilla, con ese B/N tan entrañable de los viejos thrillers, con la ayuda del excelso fotógrafo Robert De Grasse, y despacha en poco más de 60 minutos una película de la que podrían aprender muchos patanes actuales que se la dan de autores. Robert Altman participó en el guión y consiguió no embarullarlo. Recomendable para los amantes del noir. (Eduardo en Filmaffinity)



Entrenido film policiaco de serie B, con sus buenas dosis de intriga, e incluso de comedia. A ese respecto resulta divertidísima la escena en que Mike debe evitar a la policía en la consulta de un oculista. Richard Fleischer contó con un argumento del entonces jovencísimo Robert Altman. Pero sobre todo insufló a la historia personalidad, con un brioso montaje y un uso brillante de la planificación, por ejemplo en la mentada escena con el oculista, o en la pelea en la nave de empaquetado de la carne.



Lawrence Tierney (cuyo hermano fue el igualmente el duro actor Scott Brady) se abre camino a través de Richard Fleischer en "Bodyguard" (1948) con la misma brutal seguridad que trajo a películas tales como "Dillinger" de Max Nosseck (1945), en el que desempeñó el papel protagonista de la notorio gangster con gran intensidad, y su mejor película, con Robert Wise "Born to Kill" (1947). Pero, de nuevo, en todos sus papeles, Tierney estaba realmente canalizando su personaje de vida real, que parecía absolutamente incapaz de mantenerse fuera de problemas. Tierney es uno de los personajes únicos del cine, indeleblemente identificado con roles violentos en la vida real.



Un artículo de periódico de 1955 comentó que Tierney había sido arrestado 16 veces, más que el propio Dillinger. En resumen, muy recomendable.




Trailer:





Calificación 3 de 6.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Willard (La revolución de las ratas) - (1971) - (Director: Daniel Mann)



Título original: Willard

Título español: La revolución de las ratas

Año: 1971

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos.

Director: Daniel Mann.

Guion: Gilbert Ralston (Novela: Gilbert Ralston)

Música: Alex North.

Fotografía: Robert B. Hauser.

Reparto:


Bruce Davison, Elsa Lanchester, Ernest Borgnine, Sondra Locke, Michael Dante, Jody Gilbert, Joan Shawlee, William Hansen, J. Pat O'Malley, John Myhers.



Productora: Bing Crosby Productions.

Género: Terror.


Sinopsis:



Los compañeros de trabajo del inadaptado Willard (Bruce Davison) siempre se burlan de él, e intentan restarle mérito a su trabajo. Sus únicas amigas son unas ratas que cría en casa, Ben y Socrates, y todos sus amiguitos. Pero cuando sus compañeros matan a una de ellas, Willard creará un ejército de ratas que le ayudarán a buscar venganza...





Comentario:



Willard es una película de terror de 1971 dirigida por Daniel Mann y protagonizada por Bruce Davison y Ernest Borgnine. La película está basada en la novela Ratman's Notebooks de Stephen Gilbert, y fue nominada para un Premio Edgar a la mejor película. El reparto incluye a Elsa Lanchester en una de sus últimas actuaciones, y Sondra Locke en su segunda pelicula. La película fue un éxito en el verano de 1971, generando buenas críticas y recaudación. 




Una secuela llamada "Ben" fue lanzada en 1972, y una nueva versión también titulada Willard fue lanzada en 2003, con Crispin Glover como Willard. Bruce Davison también aparece en la película como el padre de Willard, que aparece en un retrato.




Hay historias que lo mejor que tienen es el mensaje por sobre los hechos que narra, lo que se dice una metfora, en Willard, es muy interesante, como historia un hombre mediocre e insulso, dominado por la madre y que sufre bullying por parte de su jefe, se termina refugiando en las ratas, donde siente que es el amo y señor de estas, decidiendo sobre su destino.




La verdad que a mí me intereso la metáfora del poder, y es una historia que viene a decir que siempre el poder termina superando a quién lo ejerce y que tarde o temprano, los que estuvieron a tu servicio, se terminaran rebelando contra ti.




En lo demás como película es sobria, bastante lenta, aunque tiene sus momentos, una de las escenas iniciales cuando le festejan el cumpleaños a Willard, se ve la presión que este sufre por parte de su madre y los amigos de esta, como lo asfixian y lo presionan para que haga la voluntad de su madre, que para mí es la escena más rescatable de todas. (Manuel en Filmaffinity)




Willard aterrizó en los cines americanos en el verano de 1971. La película modesta hizo una gran recaudación en la taquilla y se convirtió en una película de culto a lo largo de los años. Hasta hace poco, la película se había vuelto cada vez más difícil de encontrar y ver - al menos, una copia decente de la misma. La película cuenta con Bruce Davidson, Sondra Locke, Elsa Lanchester y Ernest Borgnine en un papel estupendo. ¡Y, por supuesto, todas esas malditas ratas!





Trailer:




Calificación: 4 de 6.


lunes, 6 de noviembre de 2017

Estrellas del cine: Jacqueline Bisset y Gordon Douglas.



Jacqueline Bisset y Gordon Douglas (director), cigarrillo en una pausa entre plano y plano del rodaje de una de las más notables obras de Douglas, 'El detective' (1968)